Archivo de la etiqueta: Walker

Psicopatología y libertad

Por Enric J. NOVELLA


Reseña de RAMOS GOROSTIZA, P., REJÓN ALTABLE, C. (2002), El esquema de lo concreto. Una introducción a la psicopatología. Madrid, Triacastela, 235 pp. Publicada originalmente en 2004 en la revista Frenia (vol.IV,2) se reproduce aquí con permiso del autor en el marco del homenaje a Pablo Ramos.

Lo que se da es idéntico a lo que no se da, lo que descartamos o dejamos pasar idéntico a lo que tomamos y asimos, lo que experimentamos idéntico a lo que no probamos, y sin embargo nos va la vida y se nos va la vida en escoger y rechazar y seleccionar, en trazar una línea que separe esas cosas que son idénticas y haga de nuestra historia una historia única que recordemos y pueda contarse.

Javier Marías, Corazón tan blanco

I

En una época en la que, en una conocida fórmula de J. Glatzel, la abolición de la psicopatología, su reducción a una mera semiología psiquiátrica en nombre del empirismo1 se encuentra en un estadio tan avanzado y parece consumarse en medio tanta indiferencia, la aparición de este libro puede considerarse un acontecimiento de singular relevancia en el panorama psiquiátrico español. Que, como mucho me temo, pase totalmente inadvertido más allá del estrecho círculo de colaboradores y residentes en torno a Pablo Ramos es sin duda un síntoma del clima de absoluto desinterés en que nos movemos acerca de los fundamentos teóricos de nuestra especialidad, pero también una consecuencia de las exigencias que a la lectura plantea un texto, literalmente, sin concesiones. El loable (y extremadamente ambicioso) objetivo de „establecer las bases de la mirada psicopatológica depurada y descargada de ingenuidades pretendidamente científicas“ (p. 154) que se propone el libro, da la medida de la complejidad de los asuntos que trata, pero queda emborronado por una enorme densidad en el desarrollo de los contenidos que apenas hace transitable a un no especialista el considerable bagaje filosófico y psicopatológico de los autores. Se trata de una opción respetable, pero, dados los tiempos que corren, creo necesario lamentar de antemano semejante ejercicio solipsista, y no menos reconocer mi comprensión limitada de algunos fragmentos. El presente ensayo, por tanto, no puede aspirar más que a dar cuenta de algunos aspectos, seguramente parciales y de forma simplificada, tras una lectura intensa pero necesariamente apresurada.

Sigue leyendo
Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La opinión de Jaspers (Walker 2014)

Es entonces cuando la opinión se llama hipótesis.
I. KANT

Fra Carnevale 1480-4 La ciudad ideal

NI PEREZA NI ilusión (A642). Solo tras agotar el examen de los hechos particulares de la vida psíquica, con sus relaciones comprensibles y causales, asume Jaspers que la aproximación al hombre rebasa la simple experiencia y que precisa de una idea que lo abrace en su totalidad. No bastan las explicaciones fisicistas ni la interpretación fragmentaria. Hay que dejar fluir la idea total por las grietas del pensamiento categórico. La siguiente tabla ofrecida por Walker resume las características distintivas entre las categorías de la intuición particular y las ideas de totalidad. Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , ,

Las ideas kantianas de Jaspers

Monticelli - La mer à Cassis

KARL JASPERS FUE, como bien saben, uno de los máximos exponentes de la filosofía existencial alemana. Este pensamiento será el que moldee las sucesivas ediciones de su Psicopatología General, publicada en su primera versión en 1913 bajo la clara influencia de Wilhelm Dilthey y un mucho más discutido aliento husserliano. En esta reelaboración existencial de su psicopatología Jaspers establece (Walker, 1993) una clara distinción entre la vida empírica (Dasein) y la existencia (Existenz). Al ámbito empírico corresponderían tanto el saber científico de la naturaleza como la interpretación de la historia, mientras que al segundo convendría la comprensión llamada existencial. Es justo ésta la que, según Jean-Claude Gens, «define la tarea del médico frente a la del puro hermeneuta o el puro biologicista». El médico se dedica a algo más que a experimentar con signos o significados. Tiene trato directo con el dolor. Poco le dicen las señales de despolarización axonal o los vacíos significantes en los que crea hallar asiento cada uno.
Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , ,

Confidencias y desconfianzas entre psiquiatría y filosofía

Por Oriol MOLINA


 

Goya_Dog

EXISTE INTERÉS RECÍPROCO entre filosofía y psiquiatría. Por ello, también cobran importancia sus desencuentros, particularmente llamativos si psiquiatra y filósofo resultan ser la misma persona. Las radicales faltas de articulación entre el pensamiento psicopatológico y filosófico de Karl Jaspers merecen ser examinadas. Me centraré aquí en su modo de articular el concepto de delirio, puesto que éste inspira la definición de delirio que se encuentra en los manuales de diagnóstico o que suele manejarse en la práctica psiquiátrica orientada biomédicamente. Esa desconfianza resulta tanto más sospechosa cuando no está reñida, al contrario, con un insistente exordio por parte de esa misma psiquiatría a favor del humanismo filosófico. Cito al propio Jaspers (1997) a este propósito:

«Un estudio exhaustivo de la filosofía no es de ningún valor positivo para el psicopatólogo, más allá de la importancia de la metodología. (…) Nos puede proteger de plantear las preguntas equivocadas, ahorrándonos discusiones irrelevantes en las que tan sólo desplegamos nuestros prejuicios. En un segundo orden de cosas, el estudio de la filosofía produce una contribución positiva a la calidad humana del psicopatólogo y con ello le ayuda a clarificar sus propias motivaciones». Sigue leyendo

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , ,