Maduración, libertad y salud psíquica

Por Héctor PELEGRINA CETRAN

Publicado en Anuario del Instituto Superior de Filosofía “San Juan Bosco”, Burgos, Nº 4, 2011, pp. 89-111. Autorizada su presente reproducción.


Sailing Vessel at Sea, Sunset, 1904 - Childe Hassam

Presentación

EN EL SIGLO XX, la enfermedad psíquica ha sido vista por numerosos psiquiatras de la escuela fenomenológico-antropológica, como un trastorno de la libertad. Frente a la visión biologicista de la psiquiatría oficial ─derivada del neo-positivismo del Círculo de Viena─ que niega la libertad humana. ¡Mal podría haber un trastorno de lo inexistente!

Es una obviedad palmaria que toda enfermedad ─también las somáticas─ producen una limitación de la libertad del paciente para realizar su vida habitual, ya sea por el dolor corporal o por la pérdida de funciones de su organismo que le impiden realizar las acciones habituales de su vida. En la realidad clínica, la demanda de ayuda médica está fundada en la eliminación (o prevención) del dolor somático, o en la eliminación del sufrimiento psíquico, provocado por la limitación o pérdida de la libertad de realizar la propia vida.

El sufrimiento psíquico se funda en la irrealización de “nuestra propia” vida, o en la vivencia de amenaza a ella. ¡De hecho, la “angustia” es la vivencia de amenaza al “sí mismo”, al ser que propiamente somos! Y la “ansiedad” es la amenaza de no llegar a ser nosotros mismos. Y las “fobias” ─las psicopatologías más frecuentes─ más allá del pánico frente al objeto o situación que la causa, siempre produce la imposibilidad de disponer LIBREMENTE del objeto o situación, como recurso para la propia vida. De depende la gravedad de una fobia. Una “claustro-fobia” a los ascensores no tiene por qué provocar sufrimiento en un campesino, pero el daño que la misma fobia causa a la vida de un ministro del gobierno puede ser inmenso. La “agorafobia” tiende a ser severa, pues la limitación del uso del espacio público incide extensamente en la vida cotidiana.

Si bien la enfermedad puede ser considerada como una perturbación anatómica o funcional del organismo, o una perturbación de una función psíquica, el “estado de enfermedad”, el «estar enfermo», es un modo sufriente de estar viviendo una persona, por alguna limitación significativa de su libertad para realizar su vida personal.

Con esto no está dicho en qué consiste la LIBERTAD humana, cómo se llega a ella y cómo se pierde en la patología psíquica. De aquí que primero abordaré el tema de la libertad, su consistencia y el papel que juega en la vida humana. En segundo lugar abordaré el tema de la maduración del ser humano como proceso de acceder y de constituir su libertad. Y en tercer lugar trataré de exponer cómo el no ejercicio de la libertad personal constituye el núcleo de la enfermedad psíquica.

La libertad humana

¡La libertad es una dimensión constitutiva de nuestro modo de ser, al tiempo que la máxima aspiración de nuestra existencia! En su forma básica, es constitutiva desde la primera especie del género “homo”, el “homo hábilis”, así designado por su habilidad para trans-formar la naturaleza en cultura. No existe una frontera nítida entre los homínidos y los prehomínidos por criterios anatómicos, por ejemplo por el tamaño de la cavidad craneal y por lo tanto del tamaño cerebral. Hace quince años se descubrieron los restos del llamado “hombre de Flores” ─en la isla de Flores, de Indonesia─ cuyo cerebro no era mayor que el de un chimpancé, pero que tenía una industria instrumental bastante desarrollada. En cambio, el hombre de “Neandertal”, que convivió con nosotros, los “sapiens”, hasta hace 28.000 años, tenía un cerebro notablemente más grande que el nuestro, pero su cultura era inferior a la nuestra.

Esta capacidad humana para trans-formar lo natural, creándonos un “exocuerpo” instrumental de utensilios, fue decisivo para la conservación de nuestro género, dada la relativa baja dotación natural de nuestro organismo y dada nuestra “neotenia” o inmadurez biológica, que exige una larga y compleja maduración en una infancia prolongadísima. Sin los instrumentos de piedra, y luego de hueso, y sin el poder del fuego probablemente no habríamos sobrevivido. Recuérdense los largos períodos de glaciación. Este proceso es denominado hoy “exosomatosis”.

Es la apropiación del poder de la realidad entorno lo que nos ha ido dando una “mayor independencia respecto del medio y un mayor dominio” sobre él.1 Estos son los dos criterios actuales para medir el grado de evolución de las especies, desde que los estableció Julian Huxley*. La nuestra es la única que ha convertido toda la biosfera, en nuestro “nicho ecológico”, nuestro ámbito de vida. Pero eso ha sido posible por la creación de la “cultura”, que transforma nuestro nicho en “Mundo” y nuestro organismo en “Persona”. En palabras del antropólogo Gehlen* (1974, p 42): «La esencia de la naturaleza transformada por él (el hombre) en algo útil para la vida se llama cultura».

La vida biológica se sustenta en la incorporación o asimilación de materia y energía al organismo, que es un sistema en continua construcción. Es el hoy llamado proceso “autopoiético” de la vida. (ver Varela* o Jonas*). En los animales este es un proceso natural de incorporación de lo otro a lo uno, como conducta de supervivencia. Los animales no transforman el medio natural en mundo cultural y su conducta está totalmente determinada por sus estructuras corporales y por el sistema comportamental de su especie. ¡Carecen totalmente de libertad de respuesta, tanto respecto a lo que perciben en el medio, cuanto respecto a sus apetencias! ¡Los animales perciben sólo estímulos de respuestas pre-determinadas! Un estímulo alimenticio sólo incide en el animal si este tiene hambre, pero si el estímulo incide en el animal este es movido sin libertad a comer. Con las palabras de Scheler* (1928, p 60): «el animal no puede llevar a cabo ese peculiar alejamiento y sustantivación que convierte un “medio en mundo”».

En los seres humanos esto no es así. El ser humano tiene distancia frente a los estímulos. Puede no comer alimentos apetecibles para él, cuanto comer sin hambre. Y esto sucede porque la presencia de lo otro para él, y de él para sí mismo, detenta el carácter de ser realidades, de ser entidades “de suyo”, con una consistencia y persistencia propias, que hacen presente “algo real” frente a “alguien real”. Es este carácter de la presencia de todo para el hombre como siendo unidades con estructura propia, distinguibles entre sí y de la situación pragmática (identificables), al tiempo que distinguidas de sí mismo, lo que permite a éste reconocerlas y nominarlas. Es la condición ontológica de la aparición del pensamiento y del lenguaje, como sabemos desde los estudios de Psicología Genética de Piaget* de los años 30 del siglo pasado.

Esta distinción de la realidad de sí mismo respecto de la realidad de lo otro, constituye la distancia primordial, que opera posibilitando la independencia humana en su comportamiento frente a lo otro e incluso frente a sí mismo. Sobre esta independencia primordial se desarrollará la libertad de la propia respuesta comportamental de cada ser humano y con ello la responsabilidad de dichas respuestas propias, que serán apropiadas o inapropiadas, adecuadas o inadecuadas, justas o injustas, ya que al implicar la libertad de elección, no están determinadas, ni desde el entorno, ni desde los condicionantes biológicos. Hoy sabemos que el correlato cerebral de esta distancia reside en la corteza prefrontal, la última estructura cerebral en aparecer evolutivamente. Si se lesiona esta región cerebral se pierde esta capacidad de distanciamiento frente a los estímulos, que entonces pasan a determinar la conducta, eliminando la libertad (“Síndrome pre-frontal”). Pero que la condición de posibilidad de la libertad dependa de funciones cerebrales, de ningún modo indica que ella misma sea una propiedad fisiológica. La libertad es una nueva dimensión del comportamiento humano, que emerge de sus condiciones biológicas como una estructura epigenética, que se ejerce por encima de sus condicionantes de aparición.

El fundamento de la vida estrictamente antrópica, es la distancia respecto a lo natural, a la naturaleza, que posibilita tanto la independencia (relativa) respecto a la naturaleza, cuanto permite el encuentro (relacional) con la realidad, como mundo de vida. «El animal forma uno con la naturaleza. El hombre forma dos», como dijo Verçons. (en Ferry y Vincent*, 2000, p 35) La distancia es funcional (sensorial), el encuentro es cognitivo o, mejor expresado, inteligente. ¡Tan sólo el hombre se pregunta por el ser de las cosas! Y esto es posible porque lo presente al hombre detenta el carácter de SER, de ser cada cosa realmente algo por sí misma, previamente al encuentro con el hombre. Expresado con la claridad de Merleau-Ponty* (1969, p 181): «La percepción, que es acontecimiento, abre a una cosa percibida que se le presenta como anterior a ella, como verdadera antes que ella.»

Este encuentro inteligente entre la cosa real y el propio ser humano, le permite a este inteligir qué pueda ser la cosa misma, e inteligir las distintas posibilidades que la realidad le ofrece para realizar su vida, y realizarse a sí mismo. “El hombre no puede realizarse a sí mismo, como persona, si no es apropiándose de posibilidades de la realidad del mundo y apropiándose de sus propias posibilidades reales”. Pero esta doble apropiación no es algo dado, es algo conquistado por la humanidad en un proceso evolutivo histórico, y por cada persona en un proceso madurativo biográfico. La incorporación de cultura a su propia naturaleza constituye una segunda naturaleza del humano, la denominada “nurtura”. Xavier Zubiri* ha centrado su visión filosófica del hombre en este tema de la apropiación. Así nos dice (1986, ps. 181-2): que la cultura integrada como «nueva cualidad, por apropiación, queda incorporada al sistema de cualidades que antes ya poseía. Naturalización es entonces incorporación.»

El ejercicio de la libertad humana, ejerciendo su propia capacidad de sujeto activo frente a la realidad, con capacidad de elegir comportamentalmente distintas posibilidades propias y del mundo, constituye el proceso por el cual uno mismo se realiza (o se desrealiza), al tiempo que realiza (o desrealiza) al mundo mismo. De aquí la enorme responsabilidad del ser humano respecto a su propia transformación real y respecto de la transformación del mundo. La capacidad técnica de transformación de la realidad del planeta es hoy enorme, lo que entraña una enorme responsabilidad humana. «El hombre da sus respuestas (…) haciéndose cargo de la realidad, y de lo que a él realmente le va a acontecer», dicho nuevamente con palabras de Zubiri* (1989, p 206).

Maduración humana: hacia la persona libre

Desde las condiciones de posibilidad de la libertad, obtenidas por la evolución biológica, hasta el ejercicio ético de la responsabilidad respecto de sí mismo y respecto del otro y de lo otro, conseguido por la evolución histórico-cultural, media una inmensa distancia procesal. Este proceso transformativo ha sido fruto de la maduración humana, por la maduración del propio sujeto y de su relación con la realidad, asumiéndose progresivamente a sí mismo y a la propia realidad. Madurando progresivamente su captación sobre ella, y elaborando con ella un comportamiento progresivamente más maduro, esto es, más independiente y más responsable. Históricamente esto fue originando distintas “cosmo-visiones”, distintas concepciones del mundo y de la vida. Estas concepciones, a su vez, han encarnado históricamente en las sucesivas estructuras institucionales del mundo cultural, y en las distintas mentalidades del ser humano. Así constatamos, por ejemplo, la vigencia de la mentalidad mágico-animista como la primera de la cual tenemos constancia por los registros simbólicos prehistóricos. Luego aparecería la mentalidad mítico-dogmática, para luego dar paso a la mentalidad lógico-crítica (llamada “racional”, a partir de Roma), que daría origen en Grecia al conocimiento filosófico y al epistemológico, del cual deriva nuestra ciencia.

Esta secuencia progresiva no es lineal. Las tres mentalidades señaladas, que implican concepciones tremendamente distintas de lo que sea la realidad, conviven en alguna medida en el hombre contemporáneo. No sólo conviven entre las distintas culturas actualmente coexistentes en la geografía política planetaria, sino también dentro de nuestra propia cultura occidental y, en alguna medida, dentro de cada uno de nosotros. Esta convivencia entre las distintas mentalidades y concepciones del mundo a veces es suficientemente armónica e incluso constructiva. Pero frecuentemente no lo es, originando conflictos entre culturas diferentes, entre el individuo y la sociedad, e incluso originando conflictos intra-individuales. Parte de estos últimos se constituyen en conflictos psicopatológicos, [de lo cual hablaré en el tercer acápite de este artículo.]

Que la maduración de las sociedades y de sus mentalidades dominantes tiene que ver con el ejercicio de la libertad, es algo obvio. Basta constatar el escaso grado de libertad existente en las sociedades dogmático-tradicionalistas actuales, como la de la India, especialmente en sus clases o “castas” socialmente más bajas. Y esto conviviendo con un desarrollo tecno-científico de alto grado en algunos de sus ámbitos.

La separación del espacio privado del espacio público, del espacio íntimo de ejercicio de la libertad personal, fuera del control del espacio social y su institución estatal, fue una conquista socio-política de la Modernidad. El ejercicio de la libertad personal dentro de las sociedades está condicionado ─y a veces determinado─ por la mentalidad de estas y por las instituciones en que dicha mentalidad ha cristalizado. Pero el “imaginario colectivo”2 que constituye a cada sociedad, también determina el modo de entender y concebir la realidad y la vida de cada uno de sus miembros, al menos en la infancia. Con lo cual el sistema social se retroalimenta con cada individuo, salvo cuando la maduración personal permite a estos liberarse de los determinismos culturales de sus circunstancias de origen, y ejercer sus libertades críticas de explorar las distintas posibilidades que la realidad ofrece y exige, para sus propias vidas y la de sus prójimos.

El tema de la conquista del ejercicio de la libertad en el seno de las sociedades, enormemente complejo y farragoso hasta hoy, tiene una relación íntima con la educación, como todos sabemos. Pero este no es el tema de este trabajo. Ni lo podría ser dada su complejidad y trans-disciplinariedad, que sobrepasa con mucho mis capacidades. Pero sí es nuestro tema la visión de conquista individual de la libertad, la libertad de ser uno mismo el que es, y ejercer como tal, como un sujeto personal, liberado de los determinantes sociales que lo construyeron como individuo (social) y libre para escoger posibilidades de la realidad, desde la realidad. Este es el tránsito madurativo que lleva a un individuo, perteneciente a una sociedad determinada y determinante, a constituirse en persona que se pertenece a sí misma. Este proceso de independización respecto de la sociedad, que lleva a un individuo-social a la condición de plenitud personal, es tema central de los mejores sociólogos actuales. Valga como ejemplo la frase del famoso sociólogo francés Alain Touraine* (2002, p 255): «El sujeto (personal) está frente a la sociedad, no en ella.»

Y es el tema de la “personalización” en la obra de Zubiri, para el cual es un proceso de auto-apropiación. «El ser realidad en propiedad, he ahí el primer modo de respuesta a la cuestión de en qué consiste ser persona.» (X. Zubiri*, 1986 p 111 y ss; 1989 p 192 y ss, y 206 y ss) Este concepto de auto-apropiación es hoy patrón general del proceso de llegar a ser persona y, por lo tanto, libre.

Cito escuetamente: para Gehlen* (1974 p 192-3) las dos tareas fundamentales del hombre son «apropiarse del mundo (…y) apropiarse de sí mismo.» Para Jonas* (1994 p 146) «la transmisión y la apropiación (…), se convierten en el principio universal de la identidad.» Para Habermas* (1988 p 216), quien diferencia «el “sí mismo” (…) del yo que actúa espontáneamente», este «“sí mismo” tiene que recogerse de la facticidad (…) y convertirla en él mismo. Ello sólo es posible si el individuo se apropia críticamente su propia biografía.» Veamos ahora, de un modo esquemático, el proceso madurativo por el cual un individuo humano actual, se convierte en una persona de pleno ejercicio.

Maduración personalizante: desde el niño a la persona adulta

El nacimiento de un humano es prematuro y así permanece mucho tiempo. La infancia humana (hasta los 15 años al menos) abarca 1/5 de nuestra vida media. ¡Sólo al final del período adolescencial, es posible conseguir una suficiente madurez personal! En realidad, la adolescencia no termina nunca antes de los 25 años.

1º) Hominización comportamental: (1ª a 4ª etapas piagetanas3)

El bebé humano nace humano, pero su comportamiento no es inicialmente antrópico. En su primer año de vida (0 a 10-12 meses) el bebé, en y con su interrelación pragmática (sensorio-motriz) va construyendo la permanencia del objeto pragmático como un mismo objeto intersensorial (el “sentido común” aristotélico), diferenciado de su propio movimiento, y distinguido de otros objetos (otras formas diferentes) que en este año no permanecen identificables más allá del espacio “topológico” de la acción en curso. Es el período de la construcción formal de la consistencia persistente de las estructuras, “dentro de la acción”. Es la construcción del objeto y del sujeto pragmático. El niño siente lo otro en la acción y se siente a sí en la acción. El niño siente su mismidad como un oscuro ME pasivo a quien le suceden los hechos que vive.

2º) Manifestación antrópica: formas reales “de suyo” (5ª etapa piagetana)

De los 12 a los 18 meses el niño pasa del fenomenismo en acción a la percepción de las estructuras de relaciones. Aparecen las formas explicitadas, las diferencias construidas aparecen distinguidas. «Es el pasaje del a priori funcional al a posteriori estructural», en palabras de Piaget* (1937, p 192) Es la aparición epigenética de la inteligencia humana. Las cosas y el propio niño aparecen como siendo mismidades propias, con características diferenciales en sus interrelaciones, dentro de un espacio abarcativo universal. Esto implica la identificación de cada cosa con un significado operacional propio en sus interrelaciones. Se constituye un mundo, una ontología de existencias de entes “de suyo”, siendo algo, que permiten su identificación permanente y su denominación. ¡Aparece la palabra! Es el momento de hominización explícita. El propio niño se percibe como una mismidad posesiva de lo propio. Aparece el “me” explícito como primer uso del pronombre personal, y aparece el adjetivo posesivo “mio” y el pronombre personal , usado en forma indirecta como auto-denominación.

3º) Lo simbólico: la imaginación y lo mental (6ª etapa piagetana)

Entre los 18 y 24 meses, la aparición explícita de los significados de las cosas (ideas y palabras) hará posible mentar y co-mentar dichas realidades sin su presencia fáctica. Las cosas pueden estar presentes “en” su pura dimensión significante, esto es, en su dimensión simbólica. Aparece el ámbito mental, donde las cosas pueden ser re-presentadas, esto es, estar presentes imaginariamente “en” una de sus dimensiones abstractas, sea su imagen fisiognómica, sea su nombre, sea su concepto. ¡Ha aparecido en el com-portamiento del niño la “imaginación desfuncionalizada”, la fantasía creadora! Y con ella, el niño se instala rápidamente en el lenguaje y en el pensamiento, por rudimentario que este sea al principio. El comportamiento es ya plenamente humano, aunque, claro está, no plenamente maduro.

4º) Maduración bio-psico-social

A partir de los 2 años y hasta los 12 (1ª y2ª infancias), el niño va madurando en sus tres dimensiones de individuo: 1º su organismo humano (no sólo su cerebro) va desarrollando habilidades e incorporando capacidades; 2º su ámbito psíquico (incluyendo su mentalidad) desarrolla su entendimiento e incorpora conocimientos; 3º su dimensión como ser social, incorpora códigos de convivencia y desarrolla habilidades sociales. Este largo período de maduración del niño es totalmente dependiente de los dos polos de su relación vital. Por un lado depende de la maduración anatómica y fisiológica de su cuerpo, por otro lado depende de las estructuras socio-culturales de inclusión en donde se desarrolla. Lo cual no excluye que su maduración vaya constituyendo nuevos niveles de libertad operativa, aún cuando esta sea una libertad condicional. La propia identidad vivida por el niño en las fases anteriores (ME pasivo, y MI propietario), aparece ahora como un YO activo, como sujeto productor no sólo de acciones, sino también de intenciones (yo quiero). Este uso recto del pronombre personal de 1ª persona, aparece cerca de los 3 años.

La dimensión de lo simbólico y del lenguaje, consolida ─como «principio de individuación» (Gusdorf*, 1957, p 67)─ al objeto y al sujeto, y le permite al niño constituir una nueva distancia con las realidades, tanto una distancia de separación, cuanto una distancia de encuentro. La palabra “NO”, aleja lo indeseable, la palabra QUIERO o DAME acercan lo deseado. La palabra genera distancia física, dando mayor independencia, a la vez que hace presente la cosa mentalmente, sin ser diferenciada por el niño de la cosa misma. Esta identidad palabra-cosa dura varios años, y a veces toda la vida. Es el caso de las supersticiones y de la magia, y de algunas psicopatologías.

Las estructuras simbólicas del medio social habitual donde se desarrolla el niño, configuran inicialmente no sólo la lengua que adquiere el niño, sino también su concepción de la realidad y de la vida. Más importante que ello es la configuración de la mentalidad habitual del niño y su correspondiente cosmovisión. (Ver Harry Pross*, 1983, Cap. II) En esto la sociedad parental, la familia de origen, es fundamental.

Sea una u otra la incidencia cultural del entorno, el niño desarrolla una serie progrediente de mentalidades, semejantes a las de la infancia de la humanidad.

En la primera infancia es la “mágico-animista”. Para el niño pequeño todo es fruto de intenciones anímicas. Y sus padres son “dioses” que crean la realidad con su palabra. Todo está animado de intenciones, sean entes vivientes o meramente cosas inanimadas. Coherente con ello, el niño percibe fundamentalmente las figuras expresivas de las cosas y situaciones, las fisonomías que expresan actitudes: amor, ira, beneplácito, disgusto, acogimiento, repulsión, etc. Dependiendo de la actitud del entorno inmediato, esto tenderá a forjar el temple y el ánimo básico del niño, al tiempo que la imagen fundamental de su mundo. Si es criado en un mundo básicamente peligroso y temible, se desarrollará un niño medroso, inseguro, temeroso y apocado.

En la segunda infancia la mentalidad tipo del niño es la “mítico-dogmática”. Lo que le enseñan las sociedades escolares y paternas, son verdades absolutas, dogmáticas, eternas e inamovibles; y las jerarquías institucionales son verdaderos “héroes míticos”, creadores de su mundo. Héroes con quienes él se identifica, especialmente con el progenitor del mismo sexo (hijo/padre; hija/madre) a quien admira míticamente, con quien se compara, y a quien quiere emular, llegar a ser como él, para ser alguien.

5º La adolescencia: paso de la infancia individual a la vida personal

Esta importantísima y farragosa etapa es fundamental para llegar a ser plenamente persona, y fundante del ejercicio de la libertad personal. Es esencialmente una “crisis existencial”, como proceso madurativo de transformación histórica de sí mismo y del modo de vivir. La infancia, desde el punto de vista de los criterios que organizan la vida es “heterónoma”. La adolescencia consiste en pasar de la heteronomía a la “autonomía”. Es el desarrollo de los criterios propios, personales, diferenciados de los sociales, que han operado en la infancia como dogmas incuestionables.

Este paso sólo es posible darlo una vez madurado el cerebro para realizar las llamadas “operaciones dobles abstractas reversibles”. Estas permiten al sujeto humano salirse del sistema creencial social desde el cuál se ha desarrollado su visión de la realidad y de sí mismo, y poder evaluar, desde la misma realidad, el sistema creencial entero. Esta operación es semejante a una crisis científica, que cuestiona el “paradigma” del campo de realidad de una ciencia. (Ver Thomas Kuhn*, 1997) A partir del inicio de la adolescencia, el jovencito va construyendo su propio paradigma de la realidad, y lo hará, si realiza plenamente esta crisis global de identidades, a partir de su propia experiencia en los campos de la realidad operativa de su vida. Así irá constituyendo su visión personal de la realidad y de la vida, irá construyendo su “mundo personal” y su “propia personalidad”, sin los cuales no es posible realizar una vida personal.

Esta es la etapa crucial de maduración personal para la conquista de la libertad. Si bien la construcción de un modo personal de mundo de vida es importante para la auto-realización, lo fundamental es la constitución del sí mismo personal, la creación del “yo mismo”. Este yo mismo ya no es meramente el sujeto activo, ejecutante de una acción; el yo mismo es el sujeto personal que realiza la acción desde los criterios propios, constituyendo el sentido (personal) de la acción. Surge por auto-apropiación el Sujeto Personal, el “Yo Axiológico”, el sujeto ético, libre de elegir y “dar” valor y sentido a la realidad y a las acciones. Esto es lo que expresa esa frase, ya citada, de Habermas, uno de los más grandes pensadores contemporáneos de la ética. Este autor, que diferencia claramente «el “sí mismo” (…) del yo que actúa espontáneamente», sostiene firmemente que, para auto-constituirse, este «“sí mismo” tiene que recogerse de la facticidad (…) y convertirla en él mismo. Ello sólo es posible si el individuo se apropia críticamente su propia biografía.» En caso contrario se des-personaliza.

Antes de la adolescencia, en el niño hay una moral, determinada desde su sociedad (“more” = costumbre, hábito), inculcada por los padres y el grupo social de pertenencia. Pero no hay, ni puede haber una auténtica ética, ya que esta surge desde una postura crítica y no dogmática. Es en la adolescencia cuando aparecen algunas de las psicopatologías más despersonalizantes (como la “neurosis obsesiva” y la “anorexia nervosa”). Aunque sean también frecuentes fenómenos normales de desrealización y despersonalización. Es frecuente que el adolescente se extrañe de su propia realidad (su rostro en el espejo, por ej.) o que perciba algunas realidades habituales como extrañas o no familiares, dada su actitud de construcción de un nuevo mundo y una nueva forma de ser. Es típico del adolescente temprano, el desmañamiento en su motricidad, que pierde la gracia infantil que era habitual. El adolescente tiene que apropiarse de nuevo, y de otro modo, de su propio cuerpo, de su propia conducta y de su propio espacio. Esta crisis adolescencial es una “crisis de identidad y proyección”.

Salud y enfermedad psíquica: la libertad personal

«No se es libre de no ser libre cuando se es libre.» Este apotegma de S. Lupasco* (1968, p 165) merece encabezar este acápite, ya que encierra, a tenor de mi juicio y de mi experiencia, la esencia del problema de la salud y de la enfermedad psíquica.

El ser humano contemporáneo adulto ES libre. Y si deja de ser libre deja de ser lo que es, un sujeto personal activo, que constituye su comportamiento desde sus propios criterios personales, se despersonaliza. Si además de libre es realmente libre, será sensato y construirá su com-portamiento desde la realidad que él es (y puede ser) y desde la realidad verdadera “en donde y con” la que puede realizar su conducta y su vida, realizarse. Si su conducta es insensata, desrealizará su mundo, su vida y a sí mismo. Un buen ejemplo de esto son las “drogadicciones”, tan frecuentes hoy en día.

¡La vida saludable consiste en la suficiente personalización de sí mismo y de la propia vida, es decir, consiste en la realización personal, que necesariamente co-implica la realización (trascendente) de la realidad con la que se convive! «El “ser” personal se constituye propiamente en el encuentro del hombre con lo trascendente», nos dice Víktor Freiherr von Gebsattel* (1966, p 425) hablándonos de la dimensión existencial de toda neurosis. ¡¡La patología psíquica implica siempre una despersonalización y una desrealización del mundo de vida!! El filósofo H. G. Gadamer* ─padre de la actual hermenéutica─ en su magnífico librito El estado oculto de la salud (1996, p 70) lo expresa claramente: «La enfermedad ─en tanto pérdida (…) de libertad (…)─ significa siempre una especie de exclusión de la vida.»

La enfermedad psíquica puede ser vista como una patología de la libertad. Entendiendo que la libertad es la libertad de apropiación de sí mismo, de lo propio y de lo adecuadamente apropiable. De aquí que Gadamer añada en su libro citado (p 115) que «nosotros experimentamos la salud (…) como lo mesuradamente apropiado.» Es la apropiada apropiación lo que nos va personalizando. Por ello, la “despersonalización” / “desrealización” constituye uno de los síndromes nucleares de la psicopatología, llevando a preguntarse a Freiherr von Gebsattel (ob cit, p 429): «¿La independización de los sistemas funcionales biológicos y psíquicos frente al todo personal no entraña, en su llegar a ser apersonal, un trastorno? ¿Quizá el trastorno fundamental de la neurosis?» Coherente con esa postura, Gebsattel manifiesta como «El deber de la terapia (…) poner en marcha la apropiación (…) poner en marcha el interrumpido proceso de la realización del sí mismo.» (ob cit, p 425)

La vida es autoconstructiva, autopoiética, y la vida personal es auto-apropiativa. La patología es ex-propiativa y la patología psíquica es des-apropiativa.4

En el caso somático, la alienación es de una parte del organismo respecto de su mismidad como sistema autoconstructivo. En el caso psíquico se traduce en la auto-alienación de la propiedad de lo vivido y vivenciado por el sujeto, o en la alienación del propio sujeto. De nuevo Gadamer, acorde con ello, señala con gran precisión que: «La enfermedad se autoobjetiva, la salud no.» (ob cit, p 122-3)

En las psicosis, aparece la alienación más profunda, la alienación formal de la realidad, tanto de la externa cuanto de la realidad del sujeto. En la “esquizofrenia”, la psicosis por excelencia, la persona manifiesta que “le roban los pensamientos”, o que “alguien piensa por él”, o que “escucha voces dentro de su cabeza”, sus propios pensamientos aparecen con carácter de ser objetos del mundo exterior, algo objetivo y no subjetivo. Esta objetivación formal de lo subjetivo también puede sucederle en otros campos de su sensorialidad, originando distintas “alucinaciones”. Así mismo, puede experimentar que su cuerpo está invadido por alguien extraño, que opera su cuerpo desde dentro, en contra de su deseo y voluntad. En esta psicosis, la realidad, tanto la del sujeto cuanto la de los objetos, pierde el carácter formal de “ser de suyo”. El sujeto de los actos y acciones deja de ser el sujeto propietario de ellos, y la realidad externa pierde el carácter de ser de suyo propiamente lo que es. El mundo pierde el carácter natural ontológico de la neutralidad, desaparece la evidencia natural de la realidad, y el esquizofrénico percibe todo como fabricado expresamente para él, todo consiste en señales “para él”. Aquí comienza el “delirio”.

Esta pérdida involutiva de las funciones cerebrales que construyeron las formas de la realidad del mundo humano, caracteriza las psicosis, que constituyen Logopatías. En ellas se pierden las diferencias ontológicas ya logradas, que habían construido madurativamente las estructuras identitarias formales de lo real, a través del desarrollo del LOGOS, de los procesos hiper-formalizantes de la inteligencia del ser humano. Así en las “demencias” se va perdiendo progresivamente la diferenciación semántica entre las palabras que designan las cosas, aparece la “afasia”. Y se pierde la distinción cognitiva entre las formas (Gestalten) que discriminan en la conducta unas cosas de otras, aparece la “agnosia”, se confunde una realidad con otra. Por último, en las demencias desaparece la distinción entre la propia persona y el mundo exterior. Esto pasa también ─de un modo semejante─ en las “psicosis exógenas”, en los cuadros de alteración de la conciencia por traumatismos o por intoxicaciones cerebrales.

Todas estas enfermedades psicóticas producen alienaciones graves, por pérdida del funcionamiento normal del cerebro, con efectos involutivos de lo conseguido en el orden biológico.

Ahora bien, para este artículo, centrado en la construcción madurativa del propio sujeto personal y del ejercicio de su propia libertad, son más pertinentes las estructuras psicopatológicas Timopáticas, que alteran el “sentido afectante de la vida personal, organizado por el TIMOS. Sus estructuras nucleares son los trastornos neuróticos y no las mencionadas psicosis. Las neurosis están también constituidas como alienaciones. Pero estas no son alienaciones formales de la ontología, no son pérdidas de las formas naturales del ser de lo real, originadas por pérdidas de funciones cerebrales. NO. ¡Las neurosis son alteraciones del comportamiento apropiativo de sí mismo y de las posibilidades de la realidad ─para realizarse y realizar la propia vida─ son “alienaciones modales” del sentido de la realidad. Son conductas des-apropiativas de sí mismo y de lo otro, fundadas en modos inmaduros de sentir y de pretender realizar la propia vida! En última instancia son comportamientos constituidos por “respuestas no libres” a demandas de la propia vida personal, que implican la renuncia al propio ser personal o a la realización de la propia vida personal. ¡Es la renuncia a la libertad!

Si la acción apropiativa no es ejercida de un modo apropiado, no sólo se resiente la realización de la vida, sino que queda cuestionada la propia condición de persona, su propia identidad entra en crisis, como condición esencial de ser el dueño de su vida. Los cuadros psicopatológicos timopáticos tienden a configurarse como “crisis de identidad personal” o como “crisis existenciales”. ¡La persona es realmente personal sólo en la realización de sus acciones personales, esto es, actualizando su condición de sujeto, como principio autónomo de acción! Con su usual precisión y profundidad, Erich Fromm* apuntó que «la interferencia heterónoma en el proceso de desarrollo del niño y más tarde de la persona, es la raíz más profunda de la patología mental.» (1976, p 86) Suscribo esta aseveración, pero acotada sólo a las neurosis, no así a las psicosis.

Veamos brevemente los ejemplos más importantes de psicopatología timopática.

Fobias y filias

Estas estructuras psicopatológicas, básicas en las timopatías como alteraciones del apoderamiento, son de temprana aparición; algunas de ellas ya en la niñez temprana.

La “fobia”, como síntoma, consiste en una vivencia de temor-angustioso5 frente a un objeto o situación, que determina una conducta de evitación respecto del objeto o situación desencadenantes de la fobia. Esta habitual descripción sumaria del síntoma, oculta una complejidad. En primer lugar, el individuo que experimenta la fobia, en ella NO es un sujeto activo, es en realidad el objeto pasivo que sufre la amenaza del objeto, percibido en la vivencia como el realmente activo de la relación fóbica. En el mundo real, lo que determina la amenaza no son los caracteres operativos del objeto, sino su fisonomía, la figura expresiva de las posibilidades de amenaza. Alguien que tiene fobia a los perros puede sufrir la vivencia de amenaza por la presencia de un perro “en fotografía”, especialmente si es de un perro grande y negro con la boca abierta. Es la imagen fisiognómica la desencadenante de la fóbica emoción de pánico.

La vivencia fóbica se produce en un mundo imaginario, donde la amenaza posible es actualizada en el plano imaginado como sucediendo realmente por el objeto sobre un sujeto inundado por la emoción de pánico, que anula su capacidad de respuesta activa. Esta situación vivencial corresponde a la etapa infantil, en la que el niño no ha desarrollado aún su poder activo de enfrentamiento, ni se ha emancipado emotivamente del entorno. Como en el mundo de la primera infancia, en la fobia, el tipo de mentalidad es la “animista”, como lo prueba el sentirse amenazado por un objeto fotográfico o por un objeto material inerte, vivido como si tuviese animadversión hacia el fóbico.

En la situación fóbica, el sujeto pierde su libertad de uso de los objetos fóbicos como recursos para su vida, y pierde su condición de ser un sujeto independiente y activo frente a la situación. En el ámbito de su fobia, pierde su condición personal.

La “filia” o adicción, otra estructura básica en las timopatías, consiste en una dependencia compulsiva respecto de un objeto o una acción que satisface un deseo, vivido como imprescindible o necesario para seguir existiendo. Siendo así que en la realidad habitual la conducta adscriptiva concreta, es destructiva para la persona y para su propia vida personal. Un ejemplo fácil de constatar es el del “alcoholismo”, una grave y frecuente adicción en nuestra sociedad. El alcohólico no bebe por apetencia sino por necesidad, para lograr un estado psíquico sin el cual siente que no puede vivir en el mundo, tal cual él lo percibe. ¿Cómo le otorga el alcohol la sensación de poder vivir? El efecto del alcohol sobre el cerebro simplifica el mundo percibido, haciendo desaparecer las exigencias absolutas (morales y otras), a las cuales el alcohólico se siente incapaz, impotente para responder.

La dependencia al alcohol o a otras drogas, pero también todas las otras dependencias (al consumo, a la técnica, al sexo, a Internet, al trabajo, al dinero, al poder, etc.), es una adicción al sentimiento y sensación de “poder”, basada en una actitud fóbica de impotencia que amenaza al sujeto con no ser. De aquí la necesidad, sentida como vital, de acceder al estado que otorga la satisfacción de la adicción, la sensación de poder ser o vivir. ¡Claro que la sensación de poder hacer la vida que otorga la adicción, es una mera sensación falsa, de ninguna manera un incremento real de la potencia de acción personal. De aquí que, desaparecida la acción de la droga, reaparece la impotencia personal, pero incrementada, estableciendo un círculo vicioso.

Todas las perversiones se fundan ─realmente─ no en satisfacer una apetencia o instinto, sino en la necesidad de sentirse potente personalmente, por el ejercicio prepotente de quedar por encima del otro o de disponer del mundo, como su dueño absoluto. Toda perversión se configura como adicción al abuso de poder. Las perversiones sexuales por ejemplo, operan como necesidad del sometimiento personal del otro, en el terreno sexual. Es siempre un abuso del débil para sentirse fuerte.

Neurosis obsesiva (TOC)

Esta grave neurosis, se caracteriza por la continua lucha del paciente consigo mismo en el interior de su conciencia reflexiva, en lugar de realizar la propia vida en el mundo exterior. Estos pacientes viven en un mundo de estructuras ideales abstractas, de exigencias constructivas de un mundo puramente legal, sin realidad material. Viven sin un verdadero “mundo de vida”, en un mundo in-mundo, de aquí que se sientan continuamente contaminados, compelidos a lavarse las manos continuamente. Son invadidos por “ocurrencias obsesivas” auto-inculpatorias, pensamientos moralistas de haber faltado al “deber ser” y al “deber hacer”, con consecuencias destructivas de la realidad. Esto los obliga a una “conducta compulsiva” para controlar sus conductas y la seguridad ordenada del mundo pensado y evitar la anulación de su identidad social. Constatan innumerables veces el cierre de una puerta o de la llave del gas, o se reprochan reiterativamente haber salido a la terraza, con la seguridad creencial de haber tirado una maceta a la calle, que habría matado seguramente a un peatón. Si el trastorno es grave, de hecho bajan a la calle a comprobarlo y, como no encuentran el cadáver, concurren a la policía. (ver Pelegrina*, 1990)

Esta severísima timopatía, que puede ser totalmente invalidante, no superan la mentalidad mítico-dogmática hiper-rígida, inculcada en la segunda infancia. No realizan la adolescencia como desarrollo crítico de sus criterios personales, que les permita fundar su propia libertad de elección de sus conductas. Son sujetos que no logran implantarse en la vida como un “yo mismo axiológico”. Son individuos absolutamente responsables, sin ninguna libertad de conciencia, dentro de sus conciencias morales, que no han diferenciado –como ámbito subjetivo íntimo– del ámbito de la realidad exterior, donde sucede la facticidad de los hechos. De aquí que sufran una horrible culpa personal sólo por tener malas ocurrencias.

Estos adolescentes enfermos, suelen haber sido niños totalmente sometidos al poder jerárquico de los mayores y de sus leyes ideales absolutas, con impedimento del crecimiento evolutivo del yo psicológico en un mundo de vida natural. De hecho, las neurosis obsesivas no existen fuera de las sociedades hipernormativas e ideológicas, que anteponen absolutamente el “deber ser” al “ser”, impidiendo el natural y espontáneo desarrollo del niño y de su libertad de ser.

La depresión

Por último, dentro de los trastornos afectivos, señalaré los “estados depresivos”, la psicopatología actual más frecuente en nuestra sociedad occidental, junto al “estrés”.

Hay varios tipos de depresión, pero el cuadro de base es un humor sombrío y triste, pesimista respecto de la realización de la propia vida, con desánimo generalizado para todo comportamiento en el mundo, y pérdida de vitalidad anímica y corporal.

El paciente se retira del mundo, al cual vive como inalcanzable, inaccesible, y se refugia en su conciencia reflexiva, rumiando pensamientos negativos e imposibilidades para su propia vida, con sentimiento de culpa personal del fracaso existencial.

El eje central de este cuadro, es el descrito por Tellenbach* (1990) como “Nicht könen”, o “no poder”. Es la sensación y sentimiento de impotencia general para acceder a los recursos del Mundo y apropiarse de su poder facticio. La propia vida queda amenazada de irrealización, se pierde la vitalidad y se instala la desesperanza.

El propio Tellenbach ha señalado, como factor determinante de aparición de este cuadro, a la “hiper-ordenalidad” como “modo de ser-en-el-mundo”, con sus corolarios: la “includencia”, el sentirse dentro de una estructura de orden absolutizado, que impide el acceso minimamente libre al mundo; y la “remanencia”, estar siempre por detrás de las exigencias demandadas por ese “ordenancismo” perfeccionista. Otro psiquiatra alemán contemporáneo, Alfred Kraus, ha completado esta visión de la personalidad predepresiva, señalando la “hiper-normatividad” como un rasgo central. Este rasgo es semejante al que señalásemos en el caso de las neurosis obsesivas, que fundamenta el sentimiento de estar siempre en deuda con el “deber ser” ideal.

Para cerrar esta pequeña panorámica psicopatológica, es oportuno señalar que el estudio sobre la “personalidad básica” del occidental contemporáneo, iniciado por Mattuseck (ver en castellano en Espinosa*), determinó su carácter “ideológico”. Una personalidad hiper-reflexiva, cuya relación con la realidad no se basa en la experiencia, sino en conceptos y modelos absolutos de carácter ideal, que dificultan la realización de la vida. Esto se corresponde plenamente con todos los estudios sobre nuestra época (la Posmodernidad), caracterizada por «la transformación de la realidad en imágenes» (Jameson, en Foster* et al, p 186), lo que reactualiza la conceptuación de Heidegger de la Modernidad, ya vertido en Ser y Tiempo. Esta situación del hombre contemporáneo, posterior a la Modernidad, trajo muchos bienes a la humanidad, pero ha traído también frutos perversos, con su “olvido del ser” y su reemplazo por ideas irrealizables, acompañadas por limitaciones imaginarias, que dificultan la sana maduración personal de los individuos de la sociedad occidental y el desarrollo de la libertad personal (ver Giddens*, 1995 y Giddens et al*, 1996), incrementando ciertamente la incidencia y prevalencia de muchos cuadros psicopatológicos, como es el caso de la “anorexia nervosa”, que apareció en la Modernidad y se ha incrementado enormemente en los últimos tiempos. Estos adolescentes necesitan existir como un ser ideal carentes de cuerpo, ya que carecen de la libertad de ex-poner su identidad personal en al ámbito de la sociedad, donde perciben que no tiene cabida su presencia física. (ver Pelegrina*, 2006 bis)

***

J. HUXLEY, La evolución. Síntesis moderna, Losada, Buenos Aires 1943.
A. GEHLEN, El hombre, Sígueme, Salamanca 1980.
F.J. VARELA, E. THOMPSON, E. ROSCH, The Embodied Mind, MIT, Cambridge, Massachusetts 1993
H. JONAS, El principio vida. Hacia una biología filosófica, Trotta, Madrid 2000.
M. SCHELER, El puesto del Hombre en el Cosmos, Losada, Buenos Aires 1964.
J. PIAGET, La construcción de lo real en el niño, Proteo, Buenos Aires 1968.
L. FERRY y J. VINCENT, ¿Qué es el hombre?, Taurus, Madrid 2001.
M. MERLEAU-PONTY, La prosa del mundo, Taurus, Madrid 1971.
X. ZUBIRI, Sobre el hombre, Alianza, Madrid 1986.
X. ZUBIRI, Estructura dinámica de la realidad, Alianza, Madrid 1989.
A. TOURAINE y E. KHOSROKHAVAR, A la búsqueda de sí mismo, Paidos, Barcelona 2002.
J. HABERMAS, Pensamiento postmetafísico, Taurus, Madrid 1990.
G. GUSDORF, La Palabra, Galatea-Nueva Visión, Buenos Aires 1957.
H. PROSS, La violencia de los símbolos sociales, Anthropos, Barcelona 1983.
TH. KUHN, La estructura de las revoluciones científicas, F.C.E., México 1997.
S. LUPASCO, Nuevos aspectos del arte y de la ciencia, Guadarrama, Madrid 1968.
V.F. von GEBSATTEL, Antropología Médica, Rialp, Madrid 1966.
H.G. GADAMER, El estado oculto de la salud, Gedisa, Barcelona 1996.
H. PELEGRINA, Fundamentos Antropológicos de la Psicopatología, Polifemo, Madrid 2006.
E. FROMM, ¿Tener o ser?, F.C.E., México 1978.
P. TILLICH, El coraje de existir, Laia, Barcelona 1973.
H. PELEGRINA, Estructura “intencional-axiológica” de los fenómenos obsesivos, VERTEX Revista Argentina de Psiquiatría, Vol I Nº 2, 1990, ps. 5-10.
H. TELLENBACH, Estudios sobre la patogénesis de las perturbaciones psíquicas, F.C.E., México 1990, Caps. II, III y IV.
N. ESPINOSA, La personalidad ideológica. Estudio sobre el carácter del hombre moderno. Idearium, Mendoza 1989.
H. FOSTER, J. HABERMAS, J. BAUDRILLARD, et al., La Posmodernidad, Kairos, Barcelona 1985.
A. GIDDENS, Modernidad e identidad del yo, Península, Barcelona 1995.
A. GIDDENS, Z. BAUMAN, N. LUHMANN y U. BECK, Las consecuencias perversas de la modernidad, Anthropos, Barcelona 1996.
H. PELEGRINA, Mundo de vida y psicopatología: la anorexia. Monografías de Psiquiatría, Vol. 18 Nº 1, Madrid 2006 (bis), ps. 48-60

Ilustración: Sailing Vessel at Sea, Sunset, Childe Hassam, 1904


1 Uso la palabra “dominio” en su sentido etimológico de casa (Domus) y de señor (Domine). Dominar, en sentido recto, es enseñorearse de la casa y cuidar de ella y de lo y los que alberga.

2 Para los sociólogos de los últimos 50 años, es el “imaginario colectivo”, la concepción del mundo y de la vida en él, acorde con la mentalidad prevalente en el colectivo, lo que constituye la unidad social.

3 J. Piaget La construcción de lo real en el niño. (Proteo, Buenos Aires, 2ª ed., 1968 [1937])

4 Esta es la tesis central de mi libro sobre Psicopatología General* publicado en el 2006.

5 Recordemos que la angustia es una vivencia de amenaza total, y que en ella «somos amenazados no sólo con perder nuestro yo individual, sino también con perder la participación en nuestro mundo», como nos dice Tillich* (1973, p 88).