Verano de 2017 (II)

 

De carne y playa 

 

«Hace calor, la gente piensa en las próximas vacaciones, en el mar, en la montaña, en viajes al extranjero. Sólo en la editorial hay una gran actividad»

Giangiacomo Feltrinelli, 1960

 

dav

 

Ej

N EL TRASIEGO estival nos acompaña Oriol Molina con La mutante encarnación del daimon, exquisita sinopsis y reseña del trabajo de Carlos Rejón Vísceras, humores, alientos. Alma premoderna y subjetividad moderna, en el que —escribe Molina— se «brinda una revisión extraordinaria, cuyo horizonte abarca dos milenios de pensamiento médico y filosófico, acerca de las distintas formas en las que se articuló el proceso de (des)apropiación de nuestro cuerpo, lenguaje y mundo».

(Des)apropiación, pues andamos en permanente desajuste. No siempre responde el cuerpo, ni encontramos palabras para decir lo que nos pasa por la cabeza, ni hallamos nuestro lugar en el mundo. “Arduo hallarás pasar sobre el agudo filo de la navaja”, advertía el Upanishad Kathara.

En soportar que uno no coincida del todo consigo mismo ni sea enteramente dueño de su casa, escribe Colina, consiste la dignidad del sujeto. En no dejarse arrastrar por ese furor oceánico (en términos de Josep Maria Esquirol) que tentaba y tienta a la progresía new age a fundirse con el cosmos. Lejos de esa ingenua pretensión se ofrece aquí un crudo relato de ese desamparo que también niegan, de modo tal vez más sofisticado pero no menos falaz, esas ciencias duras que Lantéri-Laura caricaturizaba como carne de tournedo.

«Cuando la psicopatología se desprende de los criterios positivos (médico-psicológicos) de validez, no le queda sino pensar el descarrío de la apropiación del fundamento indisponible (cuerpo, mundo y lenguaje) en relación a lo que sean verdadera y/o realmente ese fundamento y el sujeto apropiante, sin recurrir al auxilio de las ciencias positivas para su definición».

Sobre estos avatares de carne en la antigua y moderna psicopatología escribe Oriol Molina, tomando cuidada nota de los distintos puntos de cocción: fenomenológico, pragmático, hermenéutico; y destacando al fin la original receta que, desde una antropología zubiriana, ofrece la obra de Héctor Pelegrina.

Hay chicha.

***


contacto@fenopatologica.com

Eis-nos mergulhados em palavras