Portada (y editorial) de primavera de 2017

 

Ni cep ni carlet roig

La psicopatología que practicamos y enseñamos

 

dav

 

TIEMPO PROPICIO, LA primavera, para dar a conocer el Grupo de Trabajo en Psicopatología fenomenológica e Historia de la Psiquiatría de la Societat Catalana de Psiquiatria i Salut Mental. Durante los meses de otoño e invierno se fue trabando la relación entre Fenopatologica y dicho grupo, del mismo modo que tiempo atrás tuvimos la suerte de conocer y empezar a colaborar con el Grup d’estudis «Filosofia i Psiquiatria» de la Societat Catalana de Filosofia. Es vocación declarada de este proyecto fenopatológico aunar los esfuerzos de tantos que, de una a otra orilla, sin partido ni filiación («ni cep ni carlet roig»), del Manzanares al Llobregat, de La Concha al Delta del Ebro, vienen tejiendo un discurso psicopatológico resistente y permeable aunque disperso, formando —alguno gusta decir— un archipiélago. Mas para que sea tal es necesario que los islotes se agrupen aunque no se fundan y que alguien ponga nombre al mar de ideas que los une. Tal vez no deba ser uno, o no sin el debido reconocimiento a ese Colegio de Psicopatología que, desde los albores internéticos, precedieron este nuestro empeño en unos Escritos Psicopatológicos que presentaban del siguiente modo su entrañable espíritu fundacional:

A finales de marzo de 2000, cuatro psiquiatras (Pablo Ramos Gorostiza, José González Calvo, Paz Villalba Yllán y Carlos Rejón Altable) asistieron en Barcelona a un simposio acerca del delirio. Después de una larga comida en la Barceloneta, ocupada en ir y venir de los arroces a las ideas de cada cual acerca de la psicopatología, de Manfred Spitzer y del vino blanco, decidieron fundar, medio en broma, el Colegio de Psicopatología. Desde entonces han ido trabajando  juntos, por parejas o solos, en muchos de los asuntos de los que se habló en aquella comida inaugural: desde el principio el Colegio fue un lugar tanto para el ejercicio de la amistad como del pensamiento. La vida nos ha ido ocupando en distintas tareas pero los buenos propósitos perduran.

No desea Fenopatologica sino alentarlos y recogerlos.

***


contacto@fenopatologica.com

Eis-nos mergulhados em palavras